Blogia
Web y foro contra la desertización, el cambio climático y erosión en las Islas Canarias

Hipótesis científica ´en pañales´

Hipótesis científica ´en pañales´

María Jesús Hernández

La Provincia, 13/8/2006

La propuesta del Premio Nobel de Química Paul Crutzen de lanzar cañonazos de azufre a la estratosfera para reducir, por efecto reflector, el calentamiento global de la tierra es, a juicio del director del Departamento de Física de la ULPGC, Pedro Sancho, especialista en Física de la Atmósfera y Contaminación Ambiental, un proyecto peligroso por cuanto se desconocen sus consecuencias y no existe capacidad de marcha atrás.

"No estamos ante un proyecto nuevo, esta idea surgió hace 30 años por parte de un científico ruso. La Química de la Atmósfera está poco estudiada y existe el peligro de que hayan efectos colaterales tras lanzar aerosoles de sulfatos a la estratosfera. Otro riesgo es que nos pasemos en las explosiones de cristales de sulfato", afirmó el experto.

Sancho destacó en este sentido la necesidad de ser muy prudentes. "Habría que ir poco a poco, año tras año, y esto llevaría mucho tiempo. Habría que empezar a lanzar pequeñas medidas e ir estudiando sus efectos. Eso sería una solución, pero no definitiva y, de hecho, se lleva pensando 30 años en esto, con lo cual no es algo que se haya inventado este señor", subrayó.

AEROSOLES. En defensa de dicha teoría Pedro Sancho destacó que los aerosoles sulfatos o componentes de azufre pueden jugar un papel importante en la disminución del calentamiento del planeta, "porque los aerosoles contribuyen a disminuir la cantidad de energía solar que llega a la tierra, si no habría más calor aquí abajo. La mayor parte de esas partículas pequeñísimas, entre ellos los aerosoles de azufre, tienen la propiedad de que, o bien, dispersan la radiación procedente del sol, o bien la reflejan otra vez hacia arriba. La idea de lanzarlos a la estratosfera desde la que no pasarían a contaminar la troposfera ni nuestros pulmones, puede ser beneficioso por cuanto refleje hacia el exterior el exceso de energía que nos está sobrando".

No obstante el científico insistió en que "la química de la atmósfera está en pañales y cualquier cosa que se haga hay que hacerla con mucho cuidado, porque si no se puede complicar más la cosa de lo que está y eso no es un experimento sencillo porque se queda por ahí arriba y a ver quién elimina luego todo eso".

INVESTIGACIÓN. Pedro Sancho dirige una de las principales líneas del grupo de investigación de Física de la Atmósfera y Contaminación Medioambiental de la ULPGC, centrada principalmente en el ozono. Comenzó sus investigaciones realizando comparaciones estadísticas entre los datos que aportaban la estación de Izaña, en Tenerife, y la estación de Manua Loa en Hawai para analizar la contaminación de fondo, es decir, aquella que es de origen natural y no causada por el hombre. En este marco se estudia el nivel normal de ozono, analizando las causas de un aumento en determinadas temporadas del año, ya que si este ozono se mezcla en capas inferiores de la atmósfera resulta muy dañino.

El citado grupo colabora desde hace años, con la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en el control de la contaminación atmosférica. A través de mediciones diarias en muestras de aire se prevé, incluso, los días con mayor contaminación atmosférica.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres